La final

En el partido de este jueves en el Red Bull Arena, la primera parte tuvo pocas ocasiones destacadas, con un Salzburgo intentando reengancharse a la eliminatoria y un Marsella muy ordenado defensivamente, sin asumir riesgos. El Marsella empezó la segunda parte intentando matar la semifinal, primero con un tiro al lateral de la red del argentino Lucas Ocampos (46) y luego con una buenísima ocasión desperdiciada por Valère Germain (49).

La ofensiva del Olympique sirvió como revulsivo para el Salzburgo, que consiguió el primero de la noche en el 53, cuando el francés Massadio Haidara salió casi desde su campo, se fue yendo de los distintos rivales a su paso y terminó batiendo a Pelé con un tiro raso. El Salzburgo estaba a un gol de igualar la eliminatoria y se decidió a ir a por él.
Compra en nuestra tienda online botas de fútbol, equipaciones oficiales.
Lo consiguió en el 66, cuando un disparo de Xaver Schlager pegó en Bouna Sarr y acabó alojado dentro de la portería de su equipo. Florent Thauvin, en un remate de cabeza a centro de Dimitri Payet, tuvo la mejor del Marsella en la segunda parte, pero estrelló el balón en el larguero en el 73 y el choque terminó en la prórroga.

En la media hora suplementaria el miedo atenazó a ambos equipos y las ocasiones fueron muy esporádicas. Cuando todo parecía llevar a la tanda de penales, un saque de esquina lanzado por Payet fue rematado sin dejar caer por Rolando, para decidir la semifinal en el 116 y echar abajo los esfuerzos del Salzburgo, que incluso acabó con diez por la segunda amarilla a Haidara en el 119.
Una demostración de determinación y eficacia de Antoine Griezmann y un ejercicio práctico colectivo lanzaron al Atlético de Madrid a una nueva Europa League, el sexto título de la era Simeone, evidentemente superior al Marsella, rotundo cuando percibió el primer fallo rival y concluyente después.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
Menos quince minutos, con más agitación que ocasiones, la final fue sin matices del conjunto rojiblanco y de su estrella, que domó primero a un contrincante respondón en el comienzo del duelo, con el 0-1 en el minuto 22, y lo sentenció después, en el 48, con dos definiciones incontestables; el enésimo ejemplo de toda su clase.
¿Cuánto vale Griezmann? Desde luego mucho para el Atlético, con el que ya ha marcado 112 goles en cuatro temporadas y al que ha dirigido hasta un nuevo título, el primero europeo para el atacante francés, como el líder de un grupo que comenzó la Liga Europa como el indiscutible favorito y la concluye como un firme campeón.
Ni siquiera el ambiente del Parc OL de Lyon lo puso en duda. Él fue el visitante, con toda la expresión del término, porque casi tres cuartos de las 59.000 localidades eran del Marsella. Tenía el ambiente en contra, infernal por momentos, bengalas incluidas, pero su equipo, hoy por hoy, está por encima en todo de su adversario.
Porque el conjunto rojiblanco es un bloque de ‘Champions’, por mucho que hubiera quedado eliminado allá por diciembre en la fase de grupos, compitiendo en la Liga Europa con todo lo que eso conlleva, aunque toda dependa de un simple partido, su rival tenga el ímpetu que tuvo el Marsella y el fútbol sea un juego en ocasiones incierto.